Un hombre oriundo de Guinea estuvo dos años preso en San Rafael por un femicidio que no cometió.

Se trata de Gassimou Barry que quedó involucrado en el crimen de Florencia Peralta y fue sobreseído en los tribunales del Sur. El hombre había sido implicado en la investigación por tener en su poder el celular de la víctima. Quedó detenido en 2017 y pasaron casi 2 años para que quedara demostrada su inocencia, en virtud de la falta de pruebas respecto a los delitos que se le endilgaban: encubrimiento agravado y hasta ser posible autor del femicidio.

Comentarios

comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *