No vacunarse por religión en EEUU está en el foco del debate, por un brote de sarampión.

Patricia Schnabel Ruppert, comisionada de salud de un condado suburbano de Nueva York, aseguró que “Desde octubre lucha por contener uno de los peores brotes de sarampión registrado en Estados Unidos en los últimos 20 años”. Entre sus batallas diarias están repetir una y otra vez que las vacunas no causan otras enfermedades, que no provocan autismo, y que la práctica de usar tejido fetal para producir vacunas terminó hace décadas. Hasta el viernes, el sarampión -oficialmente erradicado de Estados Unidos en el año 2000- había afectado a 167 personas en este condado sobre el río Hudson con nueve casos esta semana.

Comentarios

comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *