Negri y la Lepra se ilusionan

Quién iba a pensar que para poder jugar en primera tenías que irte hasta el fin del mundo? Eso le sucedió a Franco Negri, el autor del segundo gol, con el que Independiente Rivadavia le ganó a Central Córdoba de Santiago del Estero. Una victoria histórica ya que nunca había comenzado con dos triunfos al hilo.

El destino del buen volante de la Lepra tomó ese camino; cuando tenía 13 años tuvo que emigrar con sus padres a la lejana Tierra del Fuego. Antes había hecho inferiores en San Martín. En el extremo de nuestro país, y del mundo, siguió dándole a la pelotita en una peña de San Lorenzo llamada Los Cuervos del Fin del Mundo. Bien al Sur vieron sus dotes y se lo llevaron al club de Boedo, donde continuó realizando inferiores.

Luego fue a préstamo a Quilmes y así llegó también a Independiente. El círculo del destino se cerró, por ahora, en nuestra provincia y con la camiseta del Azul.

Comentarios

comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *