Martín Kerchner explicó políticas implementadas para el desarrollo de Mendoza.

Fue durante el foro en el que participaron ministros, gobernadores, economistas y empresarios, en Buenos Aires.

Innovación, inversión, industrialización, integración e inserción en el mundo son los cinco ejes que el ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner, planteó como fórmula de trabajo para que las economías regionales avancen exitosamente.

“Estos cinco ejes tienen que ir apalancándose entre sector público y privado para pensar estratégicamente en una Mendoza de economía regional con vistas a 2027”, señaló el ministro durante su discurso.

Kerchner participó en el foro “Economías Regionales hacia el 2018”, en representación del Gobernador Alfredo Cornejo, y compartió el espacio de disertación con economistas, empresarios y funcionarios de otras provincias.

El ministro repasó el estado de situación económica y financiera en la que se encontraba la provincia cuando asumió la nueva gestión y subrayó: “Estamos en un proceso de cambio del rol del Estado y del sector privado, que son los que principalmente impactan en las economías regionales”.

Kerchner recordó el panorama estatal a fines de 2015, en el que se destacaba “el déficit, y un Estado económicamente cerrado producto del default, que impedía comerciar con el mundo”. Asimismo, describió un sector privado que pensaba en los años de estancamiento, al que denominó de “crecimiento enano”, porque no estaba motivado por la inversión sino por el consumo.

Frente a esta situación, el funcionario remarcó que “está naciendo una nueva forma de crecimiento. En el caso de Mendoza, se rompió la inercia a través del orden y una buena administración, sobre la base de dos pilares: responsabilidad fiscal y liderazgo político”.

Claves del éxito

Según describió el ministro, “para que una economía regional sea exitosa y avance, como en el caso del sector vitivinícola de Mendoza, tiene que trabajarse sobre cinco ejes: innovación, inversión, industrialización e integración, lo que nos llevará a la inserción en el mundo”.

Kerchner aseguró que sobre cada uno de esos casos se fueron tomando medidas. En ese sentido, enumeró los progresos en materia vitivinícola, tecnológica y de energías renovables, así como la aplicación del bono fiscal y el nuevo bono para pymes.

“Si se hace el proceso de innovación, esto atraerá la inversión, que apalancamos con financiamiento, como el que hacemos a través del Banco Nación o el Fondo para la Transformación y el Crecimiento, a largo plazo y a tasas bajas, dando capital de trabajo y dinero”.

El plan estratégico que describió apunta no sólo a las inversiones sino también a bajar la presión fiscal, como en el caso de Ingresos Brutos, al que consideró un impuesto distorsivo. La fórmula a la que apuntó concluye con que un buen proceso de inversión devendrá en industrialización, lo que permitirá una inserción inteligente, con una diplomacia interregional.

“Los niveles de innovación van a generar la atracción de inversiones y eso nos permite apalancar la industria. Ese proceso de industrialización de nuestros productos regionales nos lleva a integrar las cadenas de valor internas y externas para presentarnos en el mercado mundial. Esta es la única forma de potenciar las economías regionales. Vamos en ese camino y estamos mirando hacia el futuro”, cerró el funcionario.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *