La CGT repudió el despido de dos funcionarios.

La CGT advirtió  que el desplazamiento de dos funcionarios de la Casa Rosada cercanos al movimiento obrero constituye una maniobra “de manual” del presidente Mauricio Macri para “dar una muestra de que puede disciplinar” al sindicalismo argentino. Desde el Gobierno, el ministro de Trabajo, Jorge Triaca, atribuyó el desplazamiento de los funcionarios al objetivo de “refrescar parte del equipo” y “redefinir los roles” en la conformación de las “políticas públicas” los “próximos meses”. En tanto, el propio Luis Scervino a quien echaron de la superintendencia de servicios de salud, reveló que el argumento del ministro de Salud, Jorge Lemus, para pedirle la renuncia fue que hubo “cierta incomodidad de un sector del Gobierno con la marcha de la CGT”, por lo que consideró “un poco incomprensible” esa solicitud.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *