Denunciaron al Ministerio de Seguridad de nuestra provincia por presuntas escuchas ilegales.

La asociación de Ayuda al Policía pidió a la Justicia que investigue posible espionaje a periodistas, abogados y policías. En detalle, aseveraron que al presidente de la organización, Pablo Fiore, y la vicepresidente, Romina Dalmaso, les enviaron mensajes de texto advirtiéndole que tienen los teléfonos “pinchados”. Es decir, que tanto sus llamados, como sus redes sociales y mensajes de Whatsapp han sido intervenidos por las altas esferas de la cartera de seguridad.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *