Amamantar y trabajar: una dupla sin lugar.

La artista estadounidense Kasey Jones realizó una campaña en Instagram para visualizar la problemática de las mujeres madres a la hora de volver al trabajo y la necesidad de continuar con la lactancia. Denuncia la precariedad estructural para contener y perpetuar la lactancia como las cortas licencias que en muchos países obligan a las madres a tener que dejar a sus bebés de pocos meses de vida.

Esta madre estadounidense denuncia a través de fotografias en las que se pega cientos de bolsas para guardar leche materna, la falta de conciliación laboral. “Que una madre tenga que ir a trabajar dejando a su hijo de pocas semanas es incomprensible”, apunta.
“También lo es, que las madres nos sintamos presionadas a dar el pecho y trabajar a la vez y que para ello nos tengamos que esconder en baños públicos malolientes para sacar el alimento de nuestros hijos”.

Solicita a su vez que habiliten espacios respetuosos en los que poder sacarse la leche. Lo cierto es que las licencias maternales en determinados países son demasiado cortas y desde luego que tener que sentarse en un baño para sacarse leche en el trabajo es el colmo.

Comentarios

comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *